LA RECONCILIACIÓN ES FRUTO DE LA VERDAD Y LA JUSTICIA

LA RECONCILIACIÓN ES FRUTO DE LA VERDAD Y LA JUSTICIA

Mensaje de la Conferencia Episcopal de El Salvador

Descargar mensaje en pdf

I. Los obispos de la Iglesia Católica en El Salvador, reunidos en Asamblea Ordinaria, saludamos cordialmente a nuestros sacerdotes, religiosas, religiosos, hermanos laicos y a las personas de buena voluntad. Hemos orado y reflexionado sobre la realidad nacional, preocupados por todos, principalmente por las víctimas y por los que sufren vulneraciones a sus derechos.

II. Por ser este año el 40 Aniversario del Martirio de San Oscar Arnulfo Romero, lo declaramos Año Jubilar Martirial. El martirio es el mayor testimonio de la fe, pues reproduce fielmente a Cristo, al entregar la propia vida para que otros tengan vida en abundancia (cfr. Jn 10,10).

III. Para este Año Jubilar, establecemos las siguientes actividades conmemorativas:

– 12 de marzo, 43 Aniversario del martirio del Padre Rutilio Grande
– 24 de marzo, 40 Aniversario del martirio de San Oscar Arnulfo Romero
– 14 de junio, 40 Aniversario del martirio del Padre Cosme Spessotto
– 31 de julio, 1 y 2 de agosto, gran Peregrinación a Ciudad Barrios, Cuna de San Oscar
Arnulfo Romero
– Congreso nacional sobre nuestros mártires
– Noviembre, 50 Aniversario del martirio del Padre Nicolás Antonio Rodríguez
– Diciembre, 40 Aniversario del martirio de las Hermanas misioneras de Norte América

También recordamos este año, el 40 Aniversario de la aterradora masacre del Rio Sumpul, Chalatenango, el 14 de mayo de 1980.

IV. Nuestros mártires interceden por nosotros. Ellos dieron la vida y nos acompañan en nuestro peregrinar de fe. Queremos hoy escuchar la voz de ellos y a la vez hacer eco a esa voz; por eso, y en nuestra condición de pastores, con todo respeto pedimos a la Honorable Asamblea Legislativa:

1. Que promulgue una auténtica “Ley de Reconciliación Nacional”, que posibilite efectivamente que se administre justicia a las víctimas, que se conozca la verdad de los crímenes cometidos y se establezca el debido resarcimiento de daños.

2. Que establezca un nuevo sistema previsional, que garantice el derecho a la pensión digna que tienen todos los trabajadores. Con una ley de pensiones que defienda los intereses de los trabajadores asegurándoles un retiro digno.

3. Que apruebe la Ley General de Aguas, que garantice el derecho humano al agua a todos los salvadoreños, con una regulación que impida todo abuso y privatización del agua. El agua por ser un bien público, debe ser administrado por el Estado, con participación ciudadana.

Invitamos a todos a hacer uso de su derecho de participación democrática y hacer sentir su voz en las redes sociales, enviando el mayor número posible de mensajes a los Señores Diputados, exigiéndoles que, en cumplimiento de su mandato constitucional, legislen respecto de cada uno de los puntos señalados, en favor del pueblo que los eligió y en defensa de los derechos de los más pobres y desposeídos.

V. A nuestros hermanos migrantes, y a los que son víctimas de una u otra forma, les expresamos nuestra total solidaridad, oramos por todos ellos y abogamos por el respeto de sus derechos.

VI. Hacemos un llamado a todo el Pueblo santo de Dios a continuar trabajando sin desmayo por la reconciliación y la paz de nuestro país, con la confianza puesta en Dios orando continuamente; y a la vez trabajando incansablemente, por la verdad, la justicia y el bien común, como lo hicieron nuestros mártires.

VII. “Porque Cristo es nuestra Paz” (Ef. 2,14) lo invocamos llenos de esperanza y confianza, por intercesión de Santa María Reina de la Paz y de nuestro Santo, Monseñor Oscar Arnulfo Romero, implorando su bendición para todos.

Dado en San Salvador, el 23 de enero de 2020.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *