Comunicado sobre el asesinato del sacerdote Walter Osmir Vásquez

Los Obispos de El Salvador, reunidos en asamblea extraordinaria en San Salvador el 30 de mayo de 2018, expresamos a todos nuestro saludo fraterno y los mejores deseos de bien: “La paz esté con ustedes”.

  1. El 29 de marzo del presente año, Jueves Santo y día del sacerdocio, el país entero se conmocionó con la noticia del asesinato del sacerdote Walter Osmir Vásquez, miembro del presbiterio de la Diócesis de Santiago de María. Este hecho sacrílego sucedió en la jurisdicción de Lolotique, Departamento de San Miguel. Tan abominable crimen fue cometido cuando el Padre Walter se dirigía a la Ermita del Cantón Las Ventas para celebrar en esa comunidad, la Solemne Misa de la Cena del Señor, la Institución de la Eucaristía.
  2. La Iglesia Católica en El Salvador, desde el primer momento y en diversas ocasiones ha pedido a las autoridades judiciales de nuestro país que se esclarezca el caso y se lleve ante la justicia a los responsables de tan gravísimo crimen para que no quede en la impunidad. La Diócesis de Santiago de María ha colaborado en todo momento con la investigación y es la primera interesada en que se conozca la verdad y se haga justicia.
  3. Deseamos que todos los crímenes, que lamentablemente a diario se cometen en nuestro país, sean debidamente investigados y que, en todos ellos sin excepción, se administre justicia; porque es sólo así, por la vía de la verdad y la justicia, que llegaremos a la auténtica paz social.
  4. A dos meses de haberse cometido el asesinato del Padre Walter Vásquez, aún no se conoce ningún resultado de investigación. Por tal motivo, como Conferencia Episcopal de El Salvador, hacemos un vehemente llamado a las autoridades correspondientes a que cumplan con su obligación, para que este grave crimen sea esclarecido y se haga justicia. La sociedad tiene inalienable derecho a conocer la verdad y a que se le administre justicia.
  5. Como pastores de la Iglesia en El Salvador, reiteramos nuestra plena solidaridad con la amada Diócesis de Santiago de María, con su Obispo, sus sacerdotes y con la querida familia del Padre Walter.
  6. Al mismo tiempo elevamos nuestras oraciones para que la mencionada diócesis y nuestra Provincia Eclesiástica sean abundantemente bendecidas por El Señor, a fin que donde abundó el pecado sobreabunde la gracia (Cfr. Rm. 5, 20). Que por intercesión de la Reina de la Paz y del Beato Oscar Romero Dios bendiga abundantemente a nuestro país.

Con nuestra bendición de pastores.

Descargar Comunicado.