COMUNICADO DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE EL SALVADOR ANTE LA CRISIS PROVOCADA POR LA PANDEMIA DEL COVID-19

COMUNICADO DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE EL SALVADOR ANTE LA CRISIS PROVOCADA POR LA PANDEMIA DEL COVID-19

COMUNICADO DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE EL SALVADOR ANTE LA CRISIS PROVOCADA POR LA PANDEMIA DEL COVID-19

“Les pido algo que me llenará de alegría: tengan un mismo amor, un mismo espíritu, un único sentir (Fil 2,2)

“Este es el pensamiento fundamental de mi predicación: nada me importa tanto como la vida humana. Es algo tan serio y tan profundo, más que la violación de cualquier otro derecho humano, porque es vida de los hijos de Dios y porque esa sangre no hace sino negar el amor, despertar nuevos odios, hacer imposible la reconciliación y la paz” (Monseñor Romero, Homilía 16 de marzo de 1980).

1. “Nada importa tanto como la vida humana”

Una semana antes de su martirio, Monseñor Romero hizo esta síntesis de su misión
como pastor de nuestra Iglesia. Sus palabras mantienen toda su actualidad en este
momento de dura prueba por el ataque inmisericorde del COVID-19.

Porque a la Iglesia nada le importa tanto como la vida humana, denunció durante los
años de la guerra los atropellos a la dignidad de la persona humana y anunció sin
descanso el plan del Padre: reconciliar a los hombres con Dios y entre sí.

Han pasado cuarenta años del martirio del pastor y el coronavirus nos ha puesto a
prueba, dejando en evidencia cuánto nos falta como país para conseguir una vida
digna para cada ciudadano.

Afortunadamente, parece que nos acercamos al final de los dolorosos días del
confinamiento con motivo del virus COVID-19 y estamos ansiosos por volver cuanto
antes a una relativa normalidad; es relativa porque estamos conscientes de que,
después de esta pandemia, nuestra vida ya no será como antes. Ya no será como
antes, sobre todo para los miembros más débiles del pueblo salvadoreño. Los
despidos, el desempleo, el hambre, la falta de trabajo amenazan a muchos de
nuestros compatriotas. Por eso es imperativo comprometerse para que nadie se quede
al margen de la vida nacional. Es una tarea muy ardua para nuestros dirigentes, para
la empresa privada y para todos nosotros. Por eso urge cultivar un auténtico espíritu
de solidaridad. Todos estamos en el mismo barco; tenemos que salvarnos juntos.

2. De la Iglesia doméstica a la Iglesia de Pentecostés

El 3 de mayo, domingo del Buen Pastor, les dirigimos un mensaje en el que
destacábamos la hermosa experiencia de fe que muchas familias estaban viviendo: la
de ser una “Iglesia doméstica”. Ahora nos toca experimentar la consoladora realidad
de la “Iglesia de Pentecostés”, que se lanza por los caminos del mundo. El Papa
Francisco la describió con particular belleza en su homilía del Cenáculo:

“Aquí, donde Jesús consumó la Última Cena con los Apóstoles; donde, resucitado, se apareció en medio de ellos; donde el Espíritu Santo descendió abundantemente sobre María y los discípulos. Aquí nació la Iglesia, y nació en salida. Desde aquí salió, con el Pan partido entre las manos, las llagas de Jesús en los ojos, y el Espíritu de amor en el corazón”.

“En el Cenáculo, Jesús resucitado, enviado por el Padre, comunicó su mismo Espíritu a los Apóstoles y con esta fuerza los envió a renovar la faz de la tierra” (homilía, 26 de mayo 2014).

En vísperas de Pentecostés hemos recibido la alegre noticia del decreto de
reconocimiento del martirio del humilde fraile franciscano, Padre Cosme Spessotto. Es
una gracia que anima a los fieles, y les invita a perseverar en la oración y la caridad,
en esta situación crítica de pandemia.

Esta es la Iglesia que Jesús nos entregó, “bella, sin mancha ni arruga”, pueblo de Dios
en marcha hacia la tierra prometida. Una Iglesia que sigue produciendo frutos de
santidad. Nos congratulamos con la orden franciscana y con la diócesis de
Zacatecoluca por esta gracia tan especial.

En tiempos de crisis es cuando las mejores actitudes de las personas buenas, han
transformado la historia y renovado la faz de la tierra. Hemos visto la acción del Espíritu
de Dios en la historia, a través de las personas. Felicitamos la actitud del personal
médico y sanitario que con tanto heroísmo atienden a los enfermos, luchando contra
el coronavirus. Felicitamos todos los esfuerzos que se hacen también para ayudar a
nuestros hermanos más pobres, la preocupación por el hermano de al lado, el cuido
de los ancianos y los niños. Nos complace constatar la fe de estas personas y la actitud
de un pueblo orante que clama a Dios y se esfuerza por hacer la voluntad del Señor.

De la misma manera agradecemos el esfuerzo de nuestros sacerdotes, que brindan
apoyo pastoral, en el marco de la pandemia. Animamos a los seminaristas a que
realicen su mejor esfuerzo para formarse con ese espíritu de respuesta a las
necesidades del pueblo. Debemos irnos preparando para cuando reabramos el culto
en los templos, con la presencia de los fieles. En su momento les daremos a conocer
los detalles pertinentes. Mientras tanto, exhortamos a todos los fieles, a vivir su fe
intensamente, dando respuesta a las necesidades del momento de prueba que
vivimos, confiando en Dios y actuando en favor de nuestros hermanos más
necesitados.

3. CONCLUSIÓN: “Todos los oían hablar en el mismo idioma” (Hch 10,46)

Queridos hermanos y hermanas: les escribimos en la solemnidad de Pentecostés,
cuando celebramos con gozo la venida del Espíritu Santo sobre la Virgen María y los
apóstoles. Pentecostés es la fiesta de la Iglesia; hoy conmemoramos el hecho
grandioso de que, después de la muerte y resurrección de Jesucristo, salió con
valentía a anunciar a Jesucristo.

La Iglesia comenzó en las casas y de allí pasó a los templos. Durante este tiempo de
pandemia hemos vivido la fuerte experiencia de la Iglesia doméstica y hemos añorado
el momento de podernos reunir en comunidad para celebrar la fracción del pan, orar
unos por otros y animarnos mutuamente para continuar la misión de Jesucristo en
profunda comunión. Esta comunión es un don del Espíritu Santo. La Iglesia es
comunión para la misión.

Lo contrario de la comunión es la experiencia de la Torre de Babel; y esta es la
experiencia a la que hemos asistido, impotentes, en el conflicto interminable que se
ha dado sobre todo entre el poder ejecutivo y la Asamblea Legislativa.

Haciendo eco al sentir de nuestro pueblo, elevamos nuestra voz para hacer un llamado
a las Autoridades del Estado, tanto del poder Ejecutivo, como el Legislativo y Judicial
al diálogo. Diálogo que debe ser sincero, abierto y corresponsable, que posibilite
efectivamente tomar las mejores decisiones en su compromiso de hacer frente a esta
gran crisis nacional, en favor la vida del pueblo, principalmente de los más pobres y
vulnerables.

“Todos los oían hablar en su propia lengua”, leemos en los Hechos de los Apóstoles.
Pidamos esa gracia para los dirigentes de nuestro país y para todos nosotros. De esta
manera seremos un solo pueblo que busca vivir en paz, en fraternidad y en unidad.
Pedimos a Dios nos conceda a todos su Santo Espíritu, que transforme nuestros
corazones, y salve a nuestra nación, lo suplicamos por intercesión de la Reina de la
Paz y nuestros Mártires.

Dado en San Salvador, el día 31 de mayo, solemnidad de Pentecostés, de 2020

 

Descarga aquí el Comunicado de la CEDES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *