Biografía

Su vida

Oscar Romero nació en Ciudad Barrios, departamento de San Miguel, el 15 de agosto de 1917. día de la Asunción de la Virgen María. Estudió con los padres Claretianos en el Seminario Menor de San Miguel desde 1931 y, posteriormente, con los padres Jesuitas en el Seminario San José de la Montaña hasta 1937.

Más tarde, fue enviado a seguir sus estudios en Roma en el Pontificio Colegio Pío Latino Americano.

Su vocación

Fue ordenado sacerdote a la edad de 25 años en Roma, el 4 de abril de 1942, regresó al país en agosto de 1943. Su primera parroquia fue Anamorós en el departamento de La Unión. Poco tiempo después fue llamado a San Miguel donde realizó su labor pastoral durante aproximadamente veinte años.

El padre Romero era un sacerdote sumamente caritativo y entregado. Dada su amplia labor sacerdotal fue elegido Secretario de la Conferencia Episcopal de El Salvador y ocupó el mismo cargo en el Secretariado Episcopal de América Central.

Fue nombrado Obispo Auxiliar el 25 de abril de 1970, eligió como su lema: “Sentir con la Iglesia”.

El 15 de octubre de 1974 fue nombrado obispo de esa Diócesis y el 14 de diciembre tomó posesión de la misma.

Mons. Romero fue nombrado Arzobispo de San Salvador el 3 de febrero de 1977 y tomó posesión el 22 del mismo mes, en una ceremonia muy sencilla. Su amigo, el Siervo de Dios P. Rutilio Grande, SJ. fue el Celebrante.

El 24 de marzo de 1980 fue asesinado, aproximadamente a las 6:25pm mientras oficiaba la Eucaristía.

Fue enterrado el 30 de marzo de 1980 y sus restos descansan en la Cripta de Catedral Metropolitana de San Salvador, El Salvador

Milagro por intercesión de San Óscar Arnulfo Romero

Mientras se realizaban los preparativos para la Beatificación de Monseñor Romero para el 23 de mayo de 2015, la señora Cecilia Flores de Rivasysu esposo, Alejandro Rivas, rezaban juntos con sus hijos Emiliano y Rebeca por la buena marcha del embarazo de quien ahora se llama Luis Carlos; y, con esta intención, peregrinaron juntos el 23 de mayo hacia la Beatificación de Mons. Romero para participar en la ceremonia realizada en la Plaza Salvador del Mundo. Se trataba del embarazo de su tercer hijo, éste le habla sido declarado de alto nesgo a causa de su pre-edampsia y pérdidas anteriores. Cecilia ingresó de emergencia al Hospital de Maternidad “Primero de Mayo”, debido a que comenzó a inflamarse y le practicaron la cesárea de emergencia.

Su situación empeoró y entre los estudios de investigación que realizaron descubrieron que se trataba del Síndrome de HELLP el cual era agravado por el antecedente personal de Cecilia de un síndrome fosfollpidico.

El Síndrome de HELLP es un grupo de síntomas que se presentan en las mujeres embarazadas que padecen: hemolisis, elevación de enzimas hepáticas y disminución de plaquetas. Resulta ser una
enfermedad fulminante. Entre las complicaciones del síndrome de HELLP se encuentran: edema pulmonar, insuficiencia renal, insuficiencia y hemorragia del hígado y separación de la placenta de la pared uterina
(desprendimiento prematuro de placenta).

Cuando Cecilia entró en el momento más grave de su vida, después del nacimiento de Luis Carlos, y todo parecía que iba de mal en peor, su esposo Alejandro tomó en sus manos la Biblia que le habla regalado su abuela, y de ella cayó una estampa de Monseñor Romero con la Oración para pedirle su intercesión por un milagro y pidió a sus hermanos de Comunidad que rezaran por ella, y así lo hicieron todos con fe.

El fruto de ello es que Cecilia salió pronto del coma y hoy agradece a Dios y al Beato Romero por su salud y la vida de Luis Carlos. Desde entonces nos unimos a la alegría de esta familia Rivas Flores.