TODOS AL SERVICIO DE LA VIDA

1. Uno de los crímenes más horrendos de nuestra época es la práctica del aborto.
El aborto supone la eliminación,en el seno materno,de una vida humana. Es,por consiguiente,un asesinato.

Campañas masivas de desinformación han logrado adormecer la conciencia del hombre y de la mujer de hoy sobre la gravedad de este delito.
Esto ha contribuido a que su práctica se haya extendido de forma aterradora: se calcula que,en el mundo entero,se llevan a cabo  anualmente 40 millones de abortos. Nunca ha habido en la historia de la humanidad casos de genocidio que hayan traído como consecuencia tal cantidad de victimas.

2. La falta de sensibilidad sobre la naturaleza del aborto ha llevado a que en muchos países -El Salvador entre ellos- haya sido legalizada su práctica.
Es evidente sin embargo que,aunque la ley no considere punible en algún caso la eliminación directa y voluntaria de una vida humana,no por eso el aborto deja de ser,ante Dios y ante la conciencia rectamente formada,un asesinato.

3. Esta situación lamentable viene agravada  por el hecho de que países económicamente desarrollados subvencionan,en los países en vías de desarrollo,políticas demográficas que incluso implican el aborto. Con frecuencia se ha llegado a condicionar la concesión de ayudas económicas a la implantación de tales políticas demográficas.

4. Consideramos que,como pastores de la Iglesia Católica,tenemos la obligación de elevar nuestra voz para iluminar la conciencia de los fieles católicos y de los hombres de buena voluntad acerca de tan graves problemas. Lo hacemos recordando la perenne enseñanza de la Iglesia acerca del quinto mandamiento del decálogo: "NO MATARAS".

5. Esta enseñanza no es sólo propia de la Iglesia,ni aún de la religión judeo-cristiana,sino que expresa uno de los contenidos más evidentes de la moral natural: cualquier hombre que sinceramente analice el hecho del aborto no puede menos que rechazar su práctica.

6. El Catecismo de la Iglesia Católica,recientemente publicado,se refiere en los números 2270-2274 a este tema. Resumimos su enseñanza:

a) La vida humana debe ser respetada y protegida de manera absoluta desde el momento de la concepción.

b) El aborto directo,es decir,querido como un fin o como un medio,es gravemente contrario a la ley moral.

c) La cooperación formal a un aborto constituye una falta grave que la iglesia sanciona con la pena canónica de la Excomunión: quien procure el aborto,si éste se produce,incurre "ipso facto" en la Excomunión (según las condiciones previstas por el Derecho). La Iglesia quiere,al imponer esta pena,manifestar la gravedad del crimen cometido,el daño irreparable causado al inocente -a quien se da muerte-,a sus padres y a toda la sociedad.

7. Recordamos que son los fieles cristianos laicos los responsables de "ordenar según Dios las estructuras temporales" (LG 31). A ellos corresponde actuar en el ámbito civil,con medios y procedimientos legales,haciendo sentir su voz y sus derechos con la fortaleza necesaria: está en juego la vida de miles de inocentes criaturas y la salud espiritual de la sociedad salvadoreña.

8. Hacemos un llamamiento a las altas autoridades del Gobierno de la República para que nunca se hipoteque la soberanía nacional ante alguna posible presión externa: no se pueden comprar con vidas salvadoreñas ayudas económicas o políticas.

9. Pedimos a los médicos y enfermeras que vivan con firmeza la ética en su profesión acudiendo,si fuese preciso,a la objeción de conciencia.

10. Animamos a los maestros a que informen debidamente a los jóvenes y adolescentes sobre la macabra realidad del aborto.

11. Ante la magnitud y gravedad del asunto,seria muy conveniente que surgiesen ASOCIACIONES PRO-VIDA de profesionales de la medicina,de abogados,de periodistas,de maestros,de padres de familia y,sobre todo,de jóvenes para coordinar con eficacia múltiples actividades que la actual situación exige:

-Gestionar y conseguir que la legislación ampare la vida humana más inocente.

-Establecer acciones judiciales contra los que atentan contra la vida humana por nacer.

-Informar ampliamente a la sociedad sobre la realidad del aborto.

-Prepararse adecuadamente para intervenir,si se diere el caso,en mesas redondas,páneles,etc.

12. Es necesario lograr que nuestra sociedad cobre  conciencia de que el aborto es una flagrante violación del más fundamental de los Derechos Humanos: el Derecho a la Vida.

13. Por intercesión de Santa María,Reina de la Paz,pedimos a Jesús,Divino Salvador del Mundo,que en este país que lleva su Nombre podamos gozar,después de tantos años de sufrimiento,de paz y seguridad y que éstas alcancen a los más indefensos e inocentes: los niños ya concebidos y aún por nacer.

San Salvador,31 de mayo de 1993, fiesta de la Visitación de la Santísima Virgen María.