RESPONSABILIDAD PASTORAL Y CIUDADANA

Queridos Hermanos:

Estamos a las puertas de las elecciones generales.
Al respecto,los Obispos de la Conferencia Episcopal de El Salvador deseamos ser fuente de reflexión responsable,objetiva y orientadora sobre la conveniente conducta ministerial de los Clérigos y Religiosos.
Por eso,basados en el Magisterio de la Iglesia y en el Código de Derecho Canónico,recomendamos al Clero Diocesano y Religioso lo siguiente:

1. Fomenten los Clérigos siempre la conservación de la paz y de la concordia,de la comunión y del diálogo,armonizando de tal manera las diversas mentalidades en la comunidad de los fieles.( Canon n. 287; Pastores dabo Vobis,n.18).

2. Los Clérigos sean defensores del bien común,cuyo cuidado tienen en nombre del Obispo,y,al mismo tiempo,defensores intrépidos de la verdad,como recomienda San Pablo (Ef. 4,14) y la Presbiterorum Ordinis,n.9,del Concilio Vaticano II.

3. Absténganse los Clérigos de toda participación activa en la política. La Iglesia,en efecto,por su universalidad y catolicidad,no puede atarse a las contingencias históricas y,como consecuencia,conviene sumamente al Sacerdote,así como al Religioso – en cuanto portavoces de Cristo,cuando proclaman la Redención humana,y en cuanto Ministros suyos,cuando aplican sus frutos en todos los campos y niveles de la vida – evitar todas las actividades ajenas al estado clerical y al anuncio del Misterio de la Salvación (Directorio para el Ministerio y Vida de los Presbíteros,1994,n.33).

4. Sin embargo los Clérigos,como todos los ciudadanos,tienen el derecho a su opinión política personal y a ejercer en conciencia el derecho al voto; teniendo en cuenta que la manifestación pública de las preferencias políticas personales,en el ejercicio del ministerio sacerdotal,no se ajusta a las exigencias de un ministerio pastoral que quiera llegar a todos y quiera anunciar el Evangelio en plenitud,siendo signo válido de unidad entre los hombres; considerando,además,que las opciones políticas son contingentes por naturaleza y no expresan total,adecuada y perennemente el Evangelio (Sínodo de los Obispos 1971; Discurso de Juan Pablo II en la Audiencia General del 28 de Julio de 1993).

Al impartirles nuestra Bendición,pedimos a María,Reina de la Paz,Patrona de El Salvador,que acompañe siempre a la Iglesia de su Hijo y a nuestra querida Patria.
San Salvador,1 de Noviembre de 2008,Solemnidad de todos los Santos.