LA VERDAD DE MARÍA MAGDALENA

LA VERDAD DE MARÍA MAGDALENA

Digámoslo desde la primera línea. ¡Es vergonzoso que el interés que despierta la persona de una mujer llamada María Magdalena,esté motivado por cierta morbosidad con que algunas interpretaciones poco científicas o mal intencionadas han presentado la figura de esta mujer,al grado de decir que su conversión consistió en dejar de ser ramera para convertirse en la amante de Jesús,el Redentor!

Con estas líneas dedicadas a la verdad de esta mujer no pretendo entrar en polémica con nadie. Quiero sencillamente lavar la figura de tan sublime convertida a Cristo. Tal vez queden así convencidos los que la tenían por pecadora pública que no lo fue; y los que pretenden acusar a la Iglesia de mantener oculta la verdad de ella,darse cuenta de que nadie ha hablado tan verazmente a su propósito como los evangelistas inspirados de Dios.

I – La verdad de la Magdalena en los textos serios más antiguos.

     Fuentes escritas
     No son muchos los textos confiables y antiguos que nos hablan de María Magdalena.  Se limitan a los evangelios auténticos del Nuevo Testamento: San Mateo,San Marcos,San Lucas y San Juan. Estos textos deben ser leídos con ojo crítico -crítica textual y crítica histórica- para que su lectura no derive en el error.

     Imagen sobria de la Magdalena
     La imagen de la Magdalena que dan los evangelios se resume en esto: María Magdalena fue una de las mujeres que acompañaban y servían a Jesús en sus correrías misioneras (Luc 8,2); Jesús había expulsado de ella siete demonios (Luc 8,2); ella aparece con otras mujeres al pie de la cruz (Mat 27,56) y asiste a la sepultura de Jesús (Mat 27,61) Es ella la que va,temprano,al sepulcro donde descansa el cuerpo de Jesús,  en la mañana después del sábado (Mat 28,1).

    Poseída de siete demonios
    San Lucas y San Marcos lo afirman categóricamente,esta mujer había sido poseída de siete demonios (Marcos 16,9 y Lucas 8,2: el texto más firme es de San Lucas) Tengamos en cuenta sin embargo que cuando se dice que alguien está poseído del demonio,no se está afirmando que es pecador,sino sencillamente que su persona estaba gobernada por poderes sobrenaturales (en griego la palabra "demon" significa fuerza sobrenatural,buena o mala) Por esta razón,las personas poseídas del demonio desconciertan al común de los mortales con sus palabras,sus fuerzas y acciones,infundiéndoles miedo.

Para ser exactos,un poseído por el demonio no goza de la libertad que la moral cristiana exige para que se le pueda responsabilizar del mal que hace o dice. En realidad,es el demonio el que actúa por medio de la persona endemoniada,es él quien habla,es él quien maldice,es él el blasfemo. Para librar a una persona poseída de un demonio,  se le aplica el exorcismo. La oración del exorcismo va dirigida contra el demonio no contra el endemoniado. Es al demonio a quien se impele  para que salga de la persona poseída. Por otra parte,a la persona poseída no se le pide confesión de sus pecados,ni antes ni después del exorcismo. 
    No era la mujer pecadora
    María Magdalena no puede ser

confundida con la mujer pecadora de la que nos habla San Lucas (en 7,39) Primero,porque el mismo San Lucas a principios del capítulo 8,al hablar de la Magdalena,no la identifica con la pecadora de la que ha hablado pocos versos antes. En segundo lugar,en cambio,a la Magdalena siempre la identifica como la mujer de la que Jesús había echado siete demonios (cfr. Luc 8,2) Para San Lucas está claro que la Magdalena es diferente de la mujer anónima y  pecadora. 

San Juan lo confirma cuando narra el encuentro de Jesús con la mujer que llevaban los ancianos a apedrear por haber sido sorprendida en público adulterio. En efecto,San Juan ni siquiera la llama María. Únicamente la identifica como  "una mujer sorprendida en adulterio" (Juan 8,3) Los que arrastraban a esta mujer para apedrearla,la tratan despectivamente: "Maestro,a esta mujer la han sorprendido en flagrante adulterio" (verso 4) Cuando ya los ancianos que la acusaban se habían retirado,  el evangelista tampoco la identifica,contrariamente a su estilo,sino que se limita a escribir: "Y él se quedó solo con la mujer que seguía allí delante"(verso 10)
Ni San Lucas ni San Juan nos dan el nombre de la pecadora. Si se hubiese llamado María,San Juan habría dado su verdadera identidad,como suele hacerlo en su Evangelio. No era pues,María Magdalena
    ¿Era la Magdalena María,la hermana de Lázaro?

     San Juan escribe que cuando Jesús llegó a Betania,a casa de sus amigos Lázaro,Marta y María,esta última "tomó una libra de perfume de nardo puro,de mucho precio,le ungió los pies a Jesús y se los secó con el pelo" (Jn 12,3) Antes de esta noticia y a propósito de que Lázaro había enfermado,el mismo San Juan nos dice que Lázaro tenía dos hermanas,Marta y María. A propósito de esta María él mismo anota que " Fue María la que ungió al Señor con perfume y le secó los pies con el pelo"(Juan 11,2)
    San Juan y su acuciosidad por identificar a sus personajes
    San Juan se ve urgido a identificar a las Marías que concurren en su Evangelio para que el lector no las confunda,pues son cuatro: 

María,la madre de Jesús; María,hermana de María la madre Jesús y esposa de Cleofás; María,la Magdalena; y  por fin,María,la hermana de Lázaro.
A propósito de Juan 11,2.  Llama poderosamente la atención de que el evangelista identifica a la hermana de Lázaro por una acción que en el transcurso de su Evangelio todavía no había realizado. En efecto,el derrame del perfume se narra en el capítulo doce.  Esto abona a favor de la acuciosidad del cuarto evangelista por identificar a sus personajes. Llevado por el cuidado de que su lector no confunda a las Marías de su Evangelio,el evangelista Juan identifica,en su redacción,a María la hermana de Lázaro por una acción posterior a esta noticia.

Es un artificio literario por el que,teniendo ya una visión de conjunto de todo lo que nos narra en el Evangelio,se permite afirmar algo del futuro de alguien que nombra antes de aquella acción,para que su lector no confunda esta persona con otras que llevan su mismo nombre.

La misma acuciosidad de identificar sus personajes muestra San Juan respecto a la Magdalena. Cuando se refiere a ella,San Juan tiene el cuidado de calificarla por el lugar de donde venía,Magdala,o simplemente llamándola "Magdalena". Por ejemplo,cuando están las mujeres al pie de la cruz,escribe: "Estaban junto a la cruz de Jesús su madre,la hermana de su madre,María de Cleofás y María Magdalena" (Juan 19,25); de igual modo,cuando el sepulcro de Jesús quedó vacío,Juan escribe: "El primer día de la semana,al amanecer,cuando aún estaba oscuro,fue María Magdalena al sepulcro y vio la loza quitada"(Juan 20,1).

II . El Evangelio de María Magdalena

      Fuera de los documentos oficialmente contenidos en la Biblia,específicamente los Evangelios del Nuevo Testamento,nos habla de María Magdalena también un tal Evangelio de María Magdalena que pertenece a la literatura  "apócrifa" ¿Cuál es el verdadero contenido de este documento? ¿Qué valor hay que atribuirle?

     La literatura apócrifa
     Por "apócrifa" entendemos la literatura que no es oficialmente reconocida. Su origen radica en sectas ocultas o  de "misterios",cuyo objetivo es poner de relieve aspectos o personajes que los documentos oficiales no abordan. En general,las sectas que originan estos documentos lo hacen ocultamente; nunca los calzan,jamás los firman,no identifican su origen. Y esto ¿por qué? Porque saben que lo que escriben contradice en algo la fe y la doctrina de la Iglesia de los Apóstoles.

     Raíz gnóstica de la literatura apócrifa
     La literatura apócrifa de los siglos II y III de nuestra era cristiana,está empapada de la filosofía gnóstica de origen griego. El gnosticismo pretende que el hombre sólo puede conocer lo que su razón e inteligencia se lo permite. La palabra griega para designar la razón humana es "gnosis". De donde viene el nombre de esta corriente seudofilosófica: "gnosticismo"
El agnosticismo

Del gnosticismo se origina el agnosticismo. ( Advierta la "a" que va delante y que en griego significa "sin": o sea que si "gnosis"  significa conocimiento,entonces "agnósis" significa sin conocimiento) O sea que el agnosticismo niega la presumida capacidad que algunos atribuyen a la razón del hombre para conocer a Dios. Esta negación está en contra de la doctrina de la Iglesia Católica que,por ser cristiana guarda un parentesco con el judaísmo cuya fe está cimentada en la inspiración y revelación que Dios hace de sí mismo y de su voluntad al conocimiento del hombre.

    Expansión griega del cristianismo
    Sabemos,efectivamente,que el cristianismo se gestó en la cuna de la cultura semita,es decir,en la cultura del pueblo judío. Pero,la cultura judía no era la más indicada para que el cristianismo se extendiera en Europa. Porque,el judaísmo del tiempo de Jesús era muy sectario,muy nacionalista,muy racista. Ahora bien,los apóstoles tenían que cumplir con el mandato de Jesús de ir al mundo entero a predicar el Evangelio. Para ello,era necesario encontrar un vehículo cultural universal. La cultura griega parecía serlo. Además,estaba ya extendida en toda la región del mediterráneo.
    El helenismo griego

    En los siglos primero,segundo y tercero de nuestra era cristiana,el pensamiento griego había adquirido un cariz muy particular que los especialistas califican de "helenismo". Se trata de la cultura griega pero en un estado decadente,con menos sabor filosófico y con más apego a lo religioso e interés por las ciencias ocultas. De esta tendencia se originaron las llamadas "religiones de misterios",que se interesan en  fenómenos de índole psíquica o fuerzas divinas ocultas en el cosmos. Las doctrinas que generan estas sectas son reservadas a sus "iniciados",de ahí el carácter hermético de las mismas.  

    Anti-judaísmo
    Pero hay otra nota que caracteriza al helenismo y es su marcado antijudaismo,que en muchas sectas helenistas se convirtió incluso en antisemitismo. El objeto era hacer prevalecer la cultura griega sobre la cultura  judía,en la Iglesia Católica. El libro de los Hechos de los Apóstoles nos da algunas noticias de la pugna existente ya desde el principio en las comunidades cristianas,entre cristianos helenistas y judíos. (Ver,por ejemplo,Hechos 6,1; 9,29; 11,20)
    El agnosticismo cristiano

    En los siglos segundo y tercero de nuestra era cristiana,el gnosticismo se introdujo en ciertas comunidades cristianas,en Egipto,de origen copto. Dentro de estas comunidades,dio origen a un agnosticismo con estas características: mantiene firme la convicción de que todo lo divino y trascendente supera la capacidad de la razón humana,no obstante,la divinidad puede hacernos entender sus misterios por medio de una luz interior,por una experiencia interior,por una vida espiritual que,de algún modo,inyecta,viene en ayuda de la razón humana.
Como vemos,aquí también se reduce la revelación divina a una experiencia íntima del hombre,dando origen al "intimismo",es decir,a la convicción de que el hombre sólo puede tener contacto con Dios por una íntima experiencia personal e individual aunque compartida luego,comunitariamente,con los demás.

    Literatura agnóstica cristiana
   De las convicciones gnósticas antes apuntadas nacen comunidades cristianas agnósticas,y de ellas toda una literatura "apócrifa",es decir,escondida,secreta,no oficial,por donde difunden su pensamiento a mitad cristiano y a mitad gnóstico. La palabra clave de esta nueva teología es,la "luz".

En general la literatura que da origen a los documentos apócrifos cristianos procede de este modo: primero,recurre a ciertas verdades cristianas contenidas en los documentos oficiales del  Nuevo Testamento; luego,da una interpretación gnóstica de los textos auténticos; por fin,propone la interpretación agnóstica como doctrina de fe en detrimento de la verdad revelada.

   Documentos apócrifos sobre la Magdalena
   En la línea descrita encajan dos fragmentos de pergamino griego que contienen,uno de ellos,lo que se ha calificado de Evangelio de María Magdalena,(para propósitos prácticos los llamaremos Fragmento "A"); el otro,similar,de origen copto,titulado Evangelio de María (lo llamaremos fragmento "B")

III– Lectura y comentario del Evangelio apócrifo de María Magdalena

En el Evangelio de María Magdalena (o Fragmento "A") aparece la Magdalena como receptora especial de unas palabras que Jesús le dirige a ella exclusivamente,por lo que el apóstol Andrés y el mismo Pedro se muestran molestos. Los fragmentos de este texto dicen así:

«… lo restante del camino,de la medida justa,del tiempo,del siglo,descanso en silencio». Dicho que hubo esto,María calló,como si el Salvador le hubiera hablado (solamente) hasta aquí. Entonces dice Andrés: «Hermanos,qué os parece de lo dicho? Porque yo,de mi parte,no creo que haya hablado esto el Salvador,pues parecía no estar de acuerdo con su pensamiento». Pedro dice: «¿Pero es que,preguntado el Señor por estas cuestiones,iba a hablar a una mujer ocultamente y en secreto para que todos  (la) escucháramos? ¿Acaso iba a querer presentarla como más digna que nosotros?»

De acuerdo al resto del fragmento,San Mateo parece defender a la Magdalena,haciéndola capaz de recibir una revelación al mismo título que cualquiera de ellos que conforman los Doce. El  fragmento dice así:
«…del Salvador?». Leví dice a Pedro: «Siempre tienes la cólera a tu lado,y ahora mismo discutes con la mujer enfrentándote con ella. Si el Salvador la ha juzgado digna,¿quién eres tú para despreciarla? De todas maneras,Él,al verla,la ha amado sin duda. Avergoncémonos más bien,y,revestidos del hombre perfecto,cumplamos aquello que nos fue mandado. Prediquemos el evangelio sin restringir ni legislar,(sino) como dijo el Salvador». Terminado que hubo Leví estas palabras,se marchó y se puso a predicar el evangelio según María. 
El otro fragmento (o fragmento "B" de origen copto) ofrece las verdades que Jesús trata de hacer entender a sus apóstoles. Se ofrecen en forma de diálogo.  El contexto deja entrever que los apóstoles no logran entender las palabras de Jesús que tienen un fuerte sabor gnóstico; la Magdalena en cambio sí,porque ella perece ser una mujer iniciada en la gnosis. Es ella,entonces,quien como angel de luz interpreta y explica a los apóstoles la ciencia de Jesús.

Los números del uno al seis y casi todo el siete de este documento no se han encontrado. El fragmento empieza con esta pregunta que los apóstoles hacen a Jesús:

7 […] entonces,¿será destruida o no la materia? El Salvador dijo: «Todas las naturalezas,todas las producciones y todas las criaturas se hallan implicadas entre sí,y se disolverán otra vez en su propia raíz,pues la naturaleza de la materia se disuelve en lo que pertenece únicamente a su naturaleza. Quién tenga oídos para escuchar,que escuche.

Pedro le dijo: «Puesto que nos lo has explicado todo,explícanos también esto: ¿cuál es el pecado del mundo?». El Salvador dijo: «No hay pecado,sin embargo vosotros cometéis pecado cuando practicáis las obras de la naturaleza del adulterio denominada «pecado». Por esto el bien vino entre vosotros,hacia lo que es propio de toda naturaleza,para restaurarla en su raíz».

Prosiguió todavía y dijo: «Por esto enfermáis y morís,puesto que 8 [practicáis lo que os extravía. Que quien pueda comprender] comprenda. [La materia engendró] una pasión carente de la semejanza,puesto que procedió de un acto contra natura. Entonces se produce un trastorno en todo el cuerpo. Por esto os dije: Estad en armonía (con la naturaleza),y si no estáis en armonía,sí que estáis en armonía ante las diversas semejanzas de la naturaleza. Quien tenga oídos para escuchar,que escuche».

Después de decir todo esto,el Bienaventurado se despidió de todos ellos diciendo: «La paz sea con vosotros,que mi paz surja entre vosotros. Vigilad para que nadie os extravíe diciendo: «Helo aquí,helo aquí»,pues el hijo del hombre está dentro de vosotros; seguidlo. Los que lo busquen lo hallarán. Id y proclamad el Evangelio del Reino. No 9 impongáis más preceptos que los que yo he establecido para vosotros,y no deis ninguna ley,como el legislador,para que no seáis atenazados por ella».
Dicho esto,partió.

Ellos,sin embargo,estaban entristecidos y lloraban amargamente diciendo: «¿Cómo iremos hacia los gentiles y predicaremos el Evangelio del Reino del hijo del hombre? Si no han tenido con él ninguna consideración,¿cómo la tendrán con nosotros?». Entonces Mariam se levantó,los saludó a todos y dijo a sus hermanos: «No lloréis y no os entristezcáis; no vaciléis más,pues su gracia descenderá sobre todos vosotros y os protegerá. Antes bien,alabemos su grandeza,pues nos ha preparado y nos ha hecho hombres». Dicho esto,Mariam convirtió sus corazones al bien y comenzaron a comentar las palabras del [Salvador].

10 Pedro dijo: «Mariam,hermana,nosotros sabemos que el Salvador te apreciaba más que a las demás mujeres. Danos cuenta de las palabras del Salvador que recuerdes,que tú conoces y nosotros no,que nosotros no hemos escuchado». Mariam respondió diciendo: «Lo que está escondido para vosotros os lo anunciare». Entonces comenzó el siguiente relato:
«Yo —dijo— vi al Señor en una visión y le dije: «Señor,hoy te he visto en una visión». Él respondió y me dijo: «Bienaventurada eres,pues no te has turbado al Verme,pues allí donde está el Intelecto,allí está el tesoro». Yo le dije: «Señor,ahora,el que ve la visión ¿la ve en alma o en espíritu?». El Salvador respondió y dijo: «No la ve ni en alma ni en espíritu,sino que es el Intelecto que se halla en medio de ellos el que ve la visión,y él es el que […]».

[Laguna: faltan las páginas 11-14].
15 […] a él,y la Concupiscencia dijo: «No te he visto bajar y ahora te veo subir. ¿Por qué mientes,si me perteneces?». El alma respondió diciendo: «Yo te he visto,pero tú no me has visto ni me has reconocido. Por la vestimenta,que era tuya,y no me reconociste». Una vez dicho esto,(el alma) se apartó con gran alegría y seguidamente cayó en manos de la tercera potestad,la llamada Ignorancia. Esta interrogó al alma diciendo: «¿A dónde vas? En maldad estás atenazada; puesto que estás dominada,no juzgues». El alma dijo: «¿Por qué me juzgas tú a mí,si yo no te he juzgado? Yo he sido dominada,pero no he dominado. No he sido reconocida,pero he sabido que el universo está siendo disuelto,tanto en las cosas terrenales 16 como en las cosas celestiales».

Una vez el alma hubo sobrepasado la tercera potestad,continuó ascendiendo y divisó la cuarta potestad,la de siete formas. La primera forma es la tiniebla; la segunda,la concupiscencia; la tercera,la ignorancia; la cuarta,la envidia de muerte; la quinta,el reino de la carne; la sexta,la loca inteligencia de la carne; la séptima,la sabiduría irascible. Estas son las siete potestades de la ira,las cuales preguntan al alma: «¿De dónde vienes,homicida? ¿A dónde vas,dueña del espacio?». El alma respondió diciendo: «Lo que me ata ha sido matado y lo que me atenaza ha sido aniquilado,y mi concupiscencia se ha disipado y mi ignorancia ha perecido. A un mundo he sido precipitada 17 desde un mundo,y a una imagen desde una imagen celestial. La ligadura del olvido dura un instante. En adelante alcanzaré el reposo del tiempo (kairós),del tiempo (chrónos),(el reposo) de la eternidad,en silencio».

Después de decir todo esto,Mariam permaneció en silencio,dado que el Salvador había hablado con ella hasta aquí. Entonces,Andrés habló y dijo a los hermanos: «Decid lo que os parece acerca de lo que ha dicho. Yo,por mi parte,no creo que el Salvador haya dicho estas cosas. Estas doctrinas son bien extrañas». Pedro respondió hablando de los mismos temas y les interrogó acerca del Salvador: «¿Ha hablado con una mujer sin que lo sepamos,y no manifiestamente,de modo que todos debamos volvernos y escucharla? ¿Es que la ha preferido a nosotros. 18 Entonces Mariam se echó a llorar y dijo a Pedro: «Pedro,hermano mío,¿qué piensas? ¿Supones acaso que yo he reflexionado estas cosas por mí misma o que miento respecto al Salvador?

Entonces Leví habló y dijo a Pedro: «Pedro,siempre fuiste impulsivo. Ahora te veo ejercitándote contra una mujer como si fuera un adversario. Sin embargo,si el Salvador la hizo digna,¿quién eres tú para rechazarla? Bien cierto es que el Salvador la conoce perfectamente; por esto la amó más que a nosotros. Más bien,pues,avergoncémonos y revistámonos del hombre perfecto,partamos tal como nos lo ordenó y prediquemos el evangelio,sin establecer otro precepto ni otra ley fuera de lo que dijo el Salvador».
Luego que 19 [Leví hubo dicho estas palabras],se pusieron en camino a anunciar y predicar"

Síntesis del evangelio apócrifo de María Magdalena
     El contenido de los fragmentos que se poseen del evangelio apócrifo de María Magdalena,arroja los resultados siguientes:
1. Del conjunto de los fragmentos "A" y "B" se deduce que los cristianos de una determinada comunidad de origen copto en algún lugar en Egipto,reconocían dos líderes: primero a Pedro,como líder de la Iglesia Universal; y segundo,a María Magdalena como líder las comunidades cristianas iluminadas de la ciencia gnóstica.

2. En el fragmento "A",parece atisbado el problema de la relación de las comunidades cristianas de origen judío con las de origen helénico. El problema viene expuesto a propósito del trato que se le da a la mujer en las comunidades cristianas de los primeros siglos.
3. Mientras las comunidades cristianas de sesgo judío desprecian a la mujer,aunque no las excluyen de la salvación; las comunidades helénicas,en cambio,tratan de revalorizar su aporte a la comunidad cristiana.
4. En el fragmento "B",Pedro,jefe de la Iglesia Universal,reconoce que María Magdalena habría sido entre las mujeres que acompañaron a Jesús y a los Doce en Galilea,aquella por la que Jesús tuvo un amor preferencial,no porque fuera gnóstica,sino porque librada de los siete demonios,se convirtió en una servidora fiel,generosa e incondicional del grupo de Jesús.
5. En cambio,la comunidad copta cristiana influenciada por el gnosticismo pretende que el amor preferencial de Jesús por la Magdalena es porque ella tenía una mentalidad gnóstica y por eso era capaz de comprender las enseñanzas gnósticas del Maestro.

6. Este mismo fragmento nos ofrece los puntos esenciales de la doctrina gnóstica de Jesús: 1. El intelecto es el tesoro escondido del que habla el Evangelio. 2. El intelecto es el que rige al alma y al espíritu. 3. El alma para llegar a las esferas del intelecto debe escalar el monte de la purificación. 4. La subida de este monte arranca de la ignorancia,pasando por las potencias inferiores de la carne,para llegar a las potencias superiores del espíritu y,atravesando por todas ellas,por fin el alma llega hasta el recinto mismo del intelecto.

7. Al final,el fragmento da el juicio de Pedro,autoridad mayor de la Iglesia. El apóstol reprocha a la Magdalena acusándola de ser ella quien inventa toda esa doctrina con el objeto de engañar a los cristianos haciéndoles creer que Jesús fue gnóstico,y apartándolos así,maliciosamente,de la verdad revelada por el mismo Jesús.
Conclusiones

(1) Está claro que existe un evangelio atribuido a María Magdalena,en donde se afirma que Jesús tuvo un amor preferencial por esta mujer entre todas aquellas que siguieron y sirvieron al grupo de Jesús en Galilea.

(2) Está claro también que el evangelio de María Magdalena es un documento apócrifo. Su valor no lo equipara a los Evangelios revelados por Dios,contenidos en la Biblia. Un documento apócrifo nace de la imaginación o interés de los humanos.

(3) Aun y siendo apócrifo,el evangelio de María Magdalena no dice,y ni siquiera insinúa,que Jesús haya tenido algún "amorío" con María Magdalena.
(4) El objetivo del evangelio apócrifo de María Magdalena es revalorizar el papel de la mujer en la comunidad cristiana,frente al desprecio a que la somete la iglesia de origen judío.

(5) Finalmente,identificando la Magdalena con la doctrina gnóstica,este documento apócrifo pretende reprochar a la iglesia de Pedro el desprecio que tiene para el gnosticismo que,según sus seguidores cristianos,habría sido parte del pensamiento del Divino Maestro,al menos según el Evangelio de San Juan.