LA VERDAD DE JUDAS ISCARIOTE

LA VERDAD DE JUDAS ISCARIOTE

1. La verdad de Judas según San Juan

La elección
Los evangelios no nos dicen nada en particular sobre el llamado que Jesús hizo a Judas  para que lo siguiera como discípulo. Esto abona en favor de que no hubo nada en especial en su llamado que difiriera del llamado de los demás. En Juan 6,70 Jesús afirma: "¿No les elegí yo a ustedes,los Doce?" Esto significa que Judas no fue un intruso en medio de los Doce,sino que era parte integrante de los Doce.

Ecónomo de los Doce
El hecho que Jesús haya puesto "la bolsa" en manos de Judas (Juan 12,6),es decir,  la administración de los bienes económicos de los Doce,hace pensar que Jesús tenía confianza en él. Y no sólo,sino también estima,pues Judas manifestaba cierta sensibilidad para con los pobres (Juan 12,4-8) No hay noticia alguna en los evangelios que diga que Jesús lo haya excluido del amor que tenía a los otros. Al contrario,el evangelista San Juan escribe de Jesús: "habiendo amado a los suyos que están en el mundo,los amó hasta el extremo" (Juan 13,1).

Crisis de fe
Si leemos atentamente a San Juan en 6,64,parece que se habría instalado en el corazón de Judas,o quizá###ás bien en su inteligencia,una aguda crisis de fe,cuando Jesús pronunció el discurso del pan,en la sinagoga de Cafarnaúm.

En esa ocasión,Jesús había dado de comer a cinco mil hombres con cinco panes y dos pescados.  Entusiasmados,estos cinco mil hombres vieron en Jesús un líder que los podría guiar en la tan deseada lucha liberadora contra los romanos. A esto va que lo quisieron coronar rey,( cfr. Juan 6,1- 15)  Pero,Jesús escapó. Si Judas,como judío que era,tenía la idea del Mesías como el gran militar que esperaban los judíos para luchar por su liberación,entonces comprendemos su decepción,traducida como un deseo de matarlo. Es lo que deja entender Jesús cuando dice: "uno de ustedes es un diablo" (Juan 6,70).

Realmente no sabemos por los evangelios si Judas acariciaba la esperanza política del Mesías que los judíos deseaban. No cabe duda que los cinco mil hombres,incluidos los Doce,se escandalizaron cuando Jesús les anunció que les daría de comer su carne!
Se escandalizó pero no lo abandonó
¿Por qué Judas no echó paso atrás,como muchos otros lo hicieron en ese momento? San Juan escribe: " Muchos de sus discípulos,al oírle,dijeron: es duro este lenguaje ¿quién puede escucharlo? … Desde ese momento muchos de sus discípulos se volvieron atrás y ya no andaban con él". Entonces Jesús dijo a los Doce: ¿También ustedes quieren marcharse? Respondió Pedro,¿dónde quién vamos a ir? Tú tienes palabras de vida eterna" (Juan 6,60 + 66 –67).

Pedro responde con la fe. Judas se habría quedado con una duda introvertida. De hecho,la multiplicación de los panes y el discurso del pan suceden en dos escenarios diferentes. La multiplicación de los panes al aire libre,en un campo abierto y alejado de todo pueblo y ciudad. En cambio,el discurso del pan lo pronuncia Jesús en la sinagoga de Cafarnaúm,posiblemente,poco tiempo después del milagro de la multiplicación de los panes.

Judas es llamado satanás
Pasemos ahora a un tercer escenario. Nos situamos en la sala donde Jesús celebró la Última Cena. Entonces San Juan escribe que satanás se le había metido a Judas por dentro,cuando probó el bocado que Jesús le dio (Juan 13,27). Ya hemos recordado anteriormente que con ocasión del Discurso del pan,Jesús había llamado "diablo" a Judas: "Jesús dijo,¿no los he elegido yo a ustedes los Doce? Pero uno de ustedes es un diablo" (Juan  6,70) El  mismo evangelista San Juan comenta a renglón seguido: "Hablaba de Judas,hijo de Simón iscariote,porque éste le iba a entregar,uno de los Doce"(Juan 6,71).

Sin embargo,hay que tener en cuenta del lenguaje de la Biblia para percatarse que no es lo mismo decir que alguien es un "diablo",a decir que a un individuo "se le metió satanás" (cfr. Juan 13,27)  Efectivamente.  En Juan 8 se lee que Jesús llama a los fariseos "hijos del diablo" (8,44),siendo el diablo padre de los homicidas. En efecto,desde mucho tiempo atrás los fariseos venían maquinando el modo cómo asesinar a Jesús. Decir que alguien es "hijo del diablo",o decir que es "un diablo",equivale a decir que anida en su mente y en su corazón el propósito de asesinar a alguien. Es lo se pretende decir con la expresión "tiene un corazón malo".

En cambio,cuando se dice que a alguien se le ha metido satanás  por dentro,se indica en primer lugar que es algo meramente ocasional,y luego,  se quiere decir que Dios  quiere poner a prueba a otra persona,por medio de aquel esta poseído de satanás.  Esto queda claro en el libro de Job 1,6-12. Aquí se nos dice que el espíritu malo fue enviado como un satán,es decir como un tentador,para poner a prueba la fidelidad de Job.
También en San Mateo,Jesús califica de satanás a uno de sus doce discípulos; a Pedro precisamente,porque se oponía a que Jesús fuera a Jerusalén a morir. Jesús le dijo: "Apártate de mí,satanás,pues me estorbas en el camino" (Mateo 16,23)

¿Amaba Judas Iscariote de verdad a los pobres?
La documentación de San Juan evangelista sobre Judas Iscariote nos lleva a otro punto. Se trata de la cena a que fue invitado Jesús en Betania,narrada por San Juan 12,1- 6. Narración que robustece San Marcos (14,3-9)
En esta escena,Judas aparece como el que no quiere aceptar o no quiere entender la muerte de Jesús. Para él era más importante seguir viviendo para seguir socorriendo a los pobres del mundo.  La mujer,en cambio,al derramar el perfume a los pies de Jesús da ocasión para que el Maestro.
manifieste su libre voluntad de morir: "Déjala,no la molestes. Ha hecho una obra buena en mí… se ha anticipado a embalsamar mi cuerpo para la sepultura" (Marcos 14,6 y 8)
La interpretación que hace el evangelista

San Juan de esta intervención de Judas es severa. En resumidas cuentas dice que la opción de Judas por los pobres es una mentira,"porque no le preocupaban los pobres,sino que era un ladrón" (Juan 12,6).

Jesús amaba a Judas Iscariote
A pesar de la interpretación tan severa del evangelista San Juan,está claro en su mismo evangelio que Jesús eligió a Judas como a todos los demás. Jesús dijo: "¿No los he elegido yo a ustedes los Doce?" (Juan 6,70).
No sólo los eligió sino que los amó a todos por igual. En el capítulo 13 de su evangelio,San Juan  narra el último encuentro amigable de Jesús con los suyos,presumiblemente con ocasión de la Última Cena. Judas estaba allí. San Juan escribe de entrada,en este capítulo: "Antes de la fiesta de la Pascua,sabiendo Jesús que había llegado la hora de pasar de este mundo al Padre,habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo,los amó hasta el extremo" (13,1).

2. La verdad de Judas según San Mateo

Es hora que pasemos a la versión que San Mateo nos da de Judas Iscariote.
Solidaridad
A propósito de la escena en que la mujer unge los pies de Jesús en Betania,Mateo dice que fueron los Doce discípulos de Jesús los que se indignaron de ver a la mujer derramando el perfume en los pies del Maestro. Y todos ellos son los que hacen la reflexión: "se podía haber vendido a buen precio y habérselo dado a los pobres" (Mateo 26 8-9) No hay pues aquí un señalamiento especial de Judas,como en el evangelio de San Juan. En San Mateo hay una especie de espíritu de solidaridad entre los Doce,debido probablemente a que en la realidad así fue,es decir,que no solamente Judas sino todos reaccionaron como pretende San Juan que reaccionó solamente Judas.

El anuncio de la traición
Aparece de nuevo la solidaridad de los Doce cuando Jesús anuncia que uno de ellos lo va a entregar (cfr. Mateo 26,20 –25)  Al instante,cada uno de los Doce pregunta si es él quien lo va a traicionar. El texto de Mateo evita todo señalamiento.  El secreto se devela cuando le toca el turno a Judas Iscariote y pregunta "¿soy yo?  Jesús le responde: "Sí,tú lo has dicho" (Mateo 26,25).
¿Condena o lamento?
En esa misma ocasión,cuando anuncia la traición,Jesús exclama: "ay de aquel por quien el Hijo del Hombre es entregado. Más le valdría a ese hombre no haber nacido" (Mateo 26,24).

Las palabras de Jesús no apuntan a condenar a nadie sino a vaticinar el estado de ánimo en que se encontrará el traidor cuando haya hecho el acto de traición. La amargura y el desacierto invadirán su alma,en medio de una negrura y desolación tal,que en ese momento deseará mejor no haber nacido,para no estar sufriendo tanto remordimiento.
El "¡ay! de Jesús sirve para explicar de anticipado,  el desenlace fatal de la traición de Judas quien,desesperado,habría de ahorcarse (cfr. Mat. 27,5).

Arrepentimiento
Según San Mateo,el desenlace fatal de Judas no sucede sin antes haga un acto de arrepentimiento. Efectivamente. Cuando Judas se dio
cuenta de que su traición desembocó en algo que él probablemente no se esperaba,"Entonces" –escribe San Mateo– "Judas,el que le entregó,viendo que Jesús había sido condenado a muerte,fue acosado por el remordimiento,y devolvió las treinta monedas de plata a los sumos sacerdotes y a los ancianos diciendo: pequé entregando sangre de inocente" (Mateo 27,3-4).

El acto de Judas es un verdadero arrepentimiento. En él se dan todas las condiciones del arrepentimiento,que son cinco:
1. manifiesta conciencia de haberse equivocado
2. proclama públicamente la inocencia de Jesús
3.devuelve el dinero que le habían dado – o sea la ganancia ilícita –
4. espera que con ello liberen a Jesús
5.en cambio sólo recibe burlas de los sanedritas (sufre persecución)

En resumen
Si comparamos la narración de Mateo con la de Juan,constatamos que San Mateo se interesa en la traición que sufrió Jesús de parte de Judas; en tanto que San Juan se interesa más en Judas mismo,como el discípulo que diabólicamente entregó a Jesús.

La visión de San Mateo respecto a Judas va más centrada en Cristo,como conviene a un evangelio que por definición es el anuncio de la Buena Nueva de Jesucristo y del advenimiento del Reino de Dios. La visión de San Juan apunta a poner de relieve el misterio de la iniquidad presente en la "hora de las tinieblas",es decr,en la pasión y muerte de Jesús. Es el demonio que sigue la misma estrategia de cuando hizo caer a Adán en pecado,es decir,se vale de la criatura más bella salida de las manos de Dios para arruinar el plan de Dios. En el caso de Judas,se vale de un amigo íntimo de Jesús,uno de los Doce,para acelerar el plan de iniquidad que tenían los fariseos y sacerdotes contra Jesús.

Pero,tanto en el caso de Pedro como en el caso de Judas,Dios hace líneas rectas de las torcidas,como reza el dicho. Porque,sirviéndose de ellos el diablo para sus fines infernales,Dios transforma sus acciones en satánicas,es decir al servicio del plan de Dios y para cumplimiento de su voluntad.

II. INTENTOS DE EXPLICACIÓN DE LA TRAICIÓN DE JUDAS

Varios han sido los intentos de explicar la traición de Judas. Unos se encuentran en los evangelios auténticos,o sea,San Mateo,San Marcos,San Lucas y San Juan; otros,en cambio,están consignados en escritos llamados "apócrifos",es decir  "secretos" o "escondidos" cuyos autores son desconocidos porque pertenecen a sectas ocultas. 

2.1 Intentos de solución en los escritos auténticos de la Biblia
En San Juan 17,12
Jesús exclama al Padre diciendo que él siempre cuidó de los discípulos que le dio y que ninguno se le perdió,"salvo el hijo de perdición,para que se cumpliera la Escritura" Esta explicación encuadra bien con la mentalidad judía. Deja entender que a Judas le cayó en suerte ser aquel que debía cumplir con lo anunciado en la Biblia acerca de aquel que iba a entregar al Mesías en manos de asesinos.

 En ese mismo sentido van las palabras de San Pedro cuando la elección del sustituto de Judas.  En Hechos de los Apóstoles 1,16 leemos lo que dijo Pedro: "Hermanos,era preciso que se cumpliera la Escritura,en la que el Espíritu Santo por boca de David,había hablado ya de Judas,el que fue el guía de los que prendieron a Jesús" Aquí San Pedro alude a un salmo de David,precisamente al salmo 41(40) verso 10 que dice así:  "Hasta mi amigo íntimo en quien yo confiaba,el que comía  mi pan,  levanta contra mí su calcañar".

En San Juan 13,21-30 Jesús ha anunciado que uno de los Doce lo va a entregar. Los discípulos se desasosiegan. Pedro hace seña a Juan para que le pregunte a Jesús quién es el que lo va a entregar. Jesús  dice a Juan que es aquel a quien él dará un pedazo de pan mojado en el caldo. Lo hace y se lo da a Judas. El evangelista San Juan acota en ese momento la frase siguiente: "Entonces,tras el bocado entró en él satanás".

Después,Jesús dice a Judas: "lo que vas a hacer hazlo pronto" Todos los comensales entendieron que Jesús le estaba dando una orden a Judas,quien no podía menos que cumplirla. Lo que no atinaban a saber los demás era qué es lo que debía hacer. Judas sí que lo entendió,porque momentos antes había hablado ya con los sacerdotes del Templo sobre la oportunidad de entregarles a Jesús.

¿Qué quiere decir San Juan cuando apunta que tras el bocado que le dio Jesús de comer entró Satanás en el corazón de Judas?  Interesa a este punto no olvidar que Jesús,con ocasión del discurso del pan,  había dicho que uno de sus discípulos,Judas con toda probabilidad. Antes de esto,San Juan nos había dicho que en una discusión de Jesús con los fariseos,Jesús acusaba a estos sus enemigos de tener al diablo de padre,porque tenían intenciones asesinas en su contra.  Lo que deja entrever que también Judas andaba con esos pensamientos asesinos en su mente.

Jesús sabía que Judas andaba con esos diabólicos pensamientos,por eso se refiere a él como el que lo va a entregar. Sin embargo,cuando el evangelista San Juan acota que con el bocado se le metió Satanás y,además,la orden que le da Jesús para que haga lo que tiene que hacer,cambia lo diabólico en satánico en Judas. Es decir,que lo que hará Judas ya no será un acto de su voluntad diabólica,sino una misión que Dios le ordena hacer,en el sentido del tentador,o sea de Satanás.
Mateo 27,3-9

El evangelista San Mateo ayuda a entender el papel que juega Judas Iscariote como Satanás,al hablarnos del arrepentimiento de Judas.
Según San Mateo,antes de sentarse a la mesa para compartir la cena del Señor Judas Iscariote ya había hablado con los sacerdotes del Templo sobre las condiciones para entregarles a Jesús (cfr. Mateo 26,14-16) Convinieron en que Judas recibiría treinta monedas de plata a cambio de la entrega.
Manifiestamente,la intención de Judas era vender a Jesús,como esclavo,a los Sacerdotes del Templo. Treinta son en efecto la suma de las monedas para comprar un esclavo. Según la ley de Moisés,los esclavos debían ser protegidos por sus amos contra todo peligro y ciertamente de una muerte asesina; ordenaba además la ley mosaica que el amo debía devolver la libertad al esclavo en el menor tiempo posible.

Todo esto tiene sentido. Judas sabía que los fariseos querían matar a Jesús. Él mismo había tenido estos sentimientos diabólicos. En un momento dado habría reaccionado y los habría rechazado. Desde entonces se habría propuesto proteger a Jesús de la  amenaza de muerte de los fariseos.

Decidió ponerlo en manos de los sacerdotes,en calidad de esclavo,para que ellos le protegieran la vida. Pero,para su terrible asombro,  se dio cuenta de que el  cerebro que maquinaba la muerte de Jesús eran,nada más y nada menos,que los mismos sacerdotes del Templo. Entonces,llevado por el remordimiento de su estúpido pecado,Judas se desesperó y se mató. San Mateo escribe este triste momento de Judas con estas palabras: "Él tiró las monedas en el Santuario,después se retiró y se ahorcó" (Mateo 27,5).
Descartamos toda explicación que intente ver el problema como si fuera de Jesús y no de Judas,en el sentido de que habría sido Jesús quien se habría equivocado al elegir a Judas. Esta solución parte de un falso planteamiento apoyándose en una frase de Jesús interpretada amañadamente. La frase está en San Juan 6,70 y surge de una extrañeza expresada por Jesús en esta frase:"¿No los he elegido yo a ustedes los Doce?¿Cómo es que uno de ustedes es un diablo? (Juan 6,70).

III. EL EVANGELIO DE JUDAS

Decíamos más arriba que San Mateo en sus notas sobre la traición de Judas Iscariote,se interesa en Jesús que es traicionado por Judas,uno de los Doce; en tanto que San Juan  se interesa más en la persona de Judas como personificando la presencia del maligno en la pasión y muerte de Jesús. Desde esta perspectiva,algunos piensan que el evangelio de San Juan habría sido retocado por algún discípulo suyo que introdujo el interés por la persona de Judas con su tono severo y casi condenatorio.

Nosotros asumimos el texto de San Juan como la tradición lo presenta,como un todo revelado por Dios. Dentro de esa perspectiva,pensamos que San Juan ve la persona de Judas en el ojo mismo del huracán del misterio de la iniquidad,en la hora de las tinieblas.

Lo que sí parece cierto es que el evangelio de San Juan sedujo por su talante místico,a ciertos círculos cristianos influenciados por unas ideologías secretas y del misterio,muy a la moda en los siglos II y III después de Cristo. Una de estas ideologías era el Gnosticismo,que influenció a círculos cristianos,entre ellos a los llamados "Agnósticos". El así llamado evangelio apócrifo de Judas es un escrito que emana de estos círculos agnóstico-cristianos.

¿Qué es un evangelio apócrifo?
Son documentos que,por lo de "evangelio",tratan de confundir a los cristianos presentándolos como si fueran iguales a los evangelios auténticos contenidos en la Biblia. De hecho,por el contenido y falsas doctrinas solapadas en verdades evidentes,son totalmente diferentes de los evangelios auténticos y hasta contrarios al contenido de los mismos. Además,su interés no suele ir a la persona de Jesús y al Reino de Dios que predica,  sino a una persona que estuvo cerca de Jesús,como Pedro (evangelio apócrifo de Pedro) Santo Tomas (evangelio de Tomás),Judas (evangelio de Judas),etc. para justificarlo frente a juicios de la gente y/o atribuidos a la Iglesia.

Se les llama "apócrifos" a estos documentos porque nacieron de sectas misteriosas,escondidas y secretas,desde donde se pretendía explicar,corregir,mutilar o atacar la verdadera doctrina de la fe cristiana. (Apócrifo quiere decir,escondido,secreto; se usa también como sinónimo de "falso" y "peligroso).

Para definir las ideas. Mientras los evangelios auténticos son inspirados por Dios y forman parte de la revelación divina,aunque están escritos de acuerdo a una cultura humana,(en el caso de Mateo,Marcos y Juan era la cultura semítica);  los evangelios apócrifos en cambio son producto de la cultura humana,(generalmente influenciada por la cultura griega),aunque están escritos con apariencia de revelación divina.

El evangelio apócrifo de Judas
El evangelio apócrifo de Judas tiende a justificar la persona de Judas y a dar razón de su acto traidor,explicándolo como un acto liberador. En efecto,según los autores de este falso evangelio,Judas llevó a la a Jesús en cuanto a su naturaleza humana,y gracias a ello,la naturaleza divina que estaba aprisionada por la humana,fue liberada para que cumpliera como resucitado la misión que Dios Padre le había confiado.
¿Quiénes son los autores de este falso evangelio,llamado de Judas?
Los especialistas sitúan el origen de este falso evangelio en círculos cristianos del siglo II o tercero,influenciados por la doctrina agnóstica.
¿Cuál es la doctrina agnóstica?

Para los agnósticos el centro de toda nuestra existencia es la "gnosis",es decir,el pensamiento. El pensamiento se manifiesta por el "logos",es decir,por la palabra. De ahí la importancia de la palabra.

Más allá del pensamiento no podemos conocer nada,ni tampoco más allá de la palabra no podemos decir nada de lo que no sabemos. De allí el término "a-gnosis" (= no poder conocer) En concreto,el agnosticismo enseña que el hombre no puede conocer ni hablar de todo lo que está por encima de nuestra naturaleza humana,es decir,lo divino y sobrenatural. 

¿Cómo se presenta el pensamiento agnóstico en los escritos cristianos?
Dios Padre es inaccesible a nuestro pensamiento. Sólo lo podemos conocer por medio de Jesucristo,su Hijo,que es el "logos",es decir,la Palabra del Padre hecha carne. En el "logos",es decir,en Jesucristo,está presente Dios Padre con toda su forma divina,su poder,su perfección,su luz. Pero al hacerse carne,el poder divino del "logos" quedó aprisionado por la naturaleza humana,es decir,por la carne.

Antes de que se hiciese carne,el "logos" se hacía presente en forma de ángel o de arcángel. Hecho carne,el logos cobra forma de niño,y declara que quien no se haga como niño no podrá entrar en el reino de Dios.
Juicio sobre el agnosticismo cristiano

La corriente filosófico-mística del gnosticismo es ya de por sí peligrosa. Al mantenerse al margen de la revelación divina,es fácilmente discernible,sus contornos definibles,de modo que el cristiano puede hacerse un juicio claro de ella.  Pero,cuando la doctrina gnóstica es mezclada con la fe cristiana,se vuelve peligrosa,engañosa y a veces perniciosa porque tras verdades cristianas evidentes socavan con sus errores la fe verdadera. Es el peligro a que se expusieron muchos cristianos del siglo II y III de nuestra era cristiana,que sometieron en muchos casos la fe cristiana al juicio de la razón humana.

¿Era San Juan evangelista un agnóstico?
El lenguaje del cuarto evangelio recuerda mucho el vocabulario de los gnósticos,aunque no exactamente el de los agnósticos.  Sin embargo,no hay especialista alguno,ni católico ni protestante,que afirme que San Juan evangelista haya sido un gnóstico,no obstante el lenguaje de su evangelio; lenguaje que adoptó porque habría escrito su evangelio para convertir precisamente a los gnósticos.

En cambio,son muchos los especialistas católicos y protestantes que estan de acuerdo en que los primeros círculos católicos nacidos de medios gnósticos,tomaron como ejemplo el evangelio de San Juan para fabricar sus propios evangelios,fuertemente influenciados por el gnosticismo que,a la postre,en muchos de ellos,se volvió agnosticismo,doctrina que se hizo famosa y se expandió en los siglos dos y tres de nuestra era cristiana.
El evangelio apócrifo de Judas

Este documento fue escrito por cristianos que habían sido influenciados por la corriente religioso-filosófica-mística de los "cainitas",que eran profundamente agnósticos.  Los cainitas formaban un grupo que tenía como objeto justificar a hombres y mujeres de convencer al lector que el asesinato de uno y la traición del otro beneficiaron a la humanidad.
 Consideran que tanto Caín como Judas vivieron antes de la redención,es decir bajo la oscuridad fatal del pecado original,oscurecida su mente. Se comprende entonces su pecado. Recalcan sin embargo,que el mal que hicieron redundó para un bien mayor de la humanidad. Caín que mató a Abel,hizo que Dios se manifestara como el  defensor de los derechos humanos incluso de los asesinos,pues la vida pertenece a Dios sólo. ¿Y en el caso de Judas?.

 Juicio sobre el evangelio apócrifo de Judas
 El evangelio de Judas pretende  redimir a Judas ante los ojos de la humanidad. Ceñidos a la creencia agnóstica,los cainitas pretenden que los seres humanos  no  pueden saber lo que Dios piensa,ni lo que hizo de Judas tras su suicidio. Ellos sostienen que en esos casos el hombre debe dejarse guiar por su razón.  Y la razón dice que Judas ayudó a Jesús a redimir a la humanidad,cuando lo entregó a manos de quienes lo mataron.  De este modo,permitió que la divinidad de Jesús pudiera realizar lo que su humanidad le impedía. ¿En qué sentido? En el sentido de que el cuerpo de Jesús es "carne",es decir debilidad,el espíritu en cambio es fuerte. De aquí,concluyen que habiendo muerto el cuerpo carnal de Jesús,la carne dejó de ser obstáculo a la divinidad. Entonces se liberó su espíritu divino,y así pudo por fin realizar la obra redentora por la que había venido a este mundo.
 ¿Qué pensar de esta seductora explicación?

 Juicio doctrinal
 El evangelio de Judas fue justamente calificado de herético por los Padres de la Iglesia,y entre ellos por San Ireneo (Adversus Haereses I 31,1)  y San Epifanio (Herejías XXVI 12,1) El juicio condenatorio de estos preclaros hijos de la Iglesia se basa en la unión hipostática de las dos naturalezas de Jesús,la divina y la humana formando una persona. Es claro entonces que quien muere en la cruz es la segunda persona de la Santísima Trinidad,encarnada. Erróneamente,los cainitas pretendían que lo que murió en la cruz es el cuerpo carnal de Jesús,y que con ello,quedó liberada su divinidad para poder cumplir la misión que el Padre le había encomendado mediante la resurrección.

 La fe católica enseña,además,que los hombres no estamos limitados por la razón para conocer a Dios,sino que gozamos también de la revelación de los misterios escondidos desde la eternidad,como se expresa San Pablo (cfr. Rom 16),revelados últimamente por medio de Jesucristo. Es de este modo,y de otros muchos en el evangelio de San Juan,que Jesús expresa esta verdad: "Yo te bendigo Padre por haber escondido estos misterios a los sabios y entendidos de este mundo,y de habérselos revelado a los más pequeños…nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquellos a quienes el Hijo se lo quiera revelar"(Mateo 11,25 – 27) La frase de Jesús deja entender que sólo el orgullo de la razón puede impedir conocer los misterios de Dios.
 En fin. La tradición de la Iglesia que hemos examinado,pone la persona de Judas en un lugar digno,como alguien que sirvió a los designios de Dios y que se arrepintió de su pecado,aunque psicológicamente fue víctima de una desesperación fatal.