CARTA QUE DIRIGE LA CONFERENCIA EPISCOPAL AL SEÑOR ARZOBISPO

ANTE LA PROXIMA RENUNCIA DEL SEÑOR ARZOBISPO

Exmo. Mons. Fernando Sáenz Lacalle
Arzobispo de San Salvador y
Presidente de la Conferencia
Episcopal de El Salvador.
Con mucho afecto nos unimos a Usted,con ocasión de celebrar sus 75 años de vida,para alegrarnos en un mismo Espíritu por las gracias que el Padre ha prodigado en Usted,por medio de su Hijo,Jesucristo Nuestro Señor.

El amor del Padre lo eligió a Usted en Cristo,antes de la creación del mundo,para que Usted en el tiempo fuera imagen y Verbo encarnado,llamándolo a vivir en el amor; reconociendo esta sublime gracia de elección en Cristo,nos unimos a Usted para alabar y glorificar al Padre Celestial.

Con Usted damos gracias a Cristo que lo redimió con su preciosa sangre; y por su respuesta de fe,esforzándose en la fidelidad,para que la gracia de la redención no quede estéril en Usted,antes bien fuera cuidadosamente aprovechada,siguiendo el ejemplo de San Josemaría Escrivá de Balaguer.

También gracias a Dios darnos a conocer su sublime voluntad de creación,redención,santificación y glorificación en Cristo,centro del universo,paradigma de la humanidad,esposo de la Iglesia y Señor de la historia; por ello damos gracias con Usted.

Por la Gracia de Dios Usted acogió la palabra de la Verdad,la Buena Nueva de la salvación,con entrega de Usted mismo,para convertirla en su vida,enseñándola a los demás en total sintonía con el Magisterio de Nuestra Santa iglesia. Es gracias a Dios que Usted,en Cristo y en la Iglesia,sea luz para iluminar a cuantos quieran recibir su ministerio episcopal.

Con Usted damos gracias al Padre por el don del Espíritu Santo,anticipo de la herencia que Cristo ha querido compartir con nosotros,sus hermanos. El don del Espíritu Santo da cima a la ejecución del plan divino,que conseguirá su plena realización cuando se establezca el Reino de Dios,en forma glorioso y definitiva,en la Parusía de Cristo.

En nombre de la Conferencia Episcopal de El Salvador,con ocasión de su septuagésimo quinto aniversario de vida,le presento nuestras congratulaciones y deseos de que El Señor siga sirviéndose de Usted para la implantación de su Reino de paz,verdad,justicia y amor.

Que el Señor lo bendiga hoy y siempre.

Mons. Romeo Tovar Astorga
Secretario General
Conferencia Episcopal de El Salvador

About the author

Deja un comentario