ANTE LA TOMA DE CAREDRAL METROPOLITANA

Ante la toma de Catedral Metropolitana y la amenaza de tomar otros templos del país,en corresponsabilidad eclesial con el Sr. Arzobispo de San Salvador,la Conferencia Episcopal de El Salvador (CEDES) se ve obligada a declarar lo siguiente:

1) La toma de un templo:
    • es grave ofensa a Dios Nuestro Señor,
    • es profanación de un lugar sagrado,
    • es desprecio a la fe de los creyentes,
    • es delito penado por las leyes canónicas y civiles
    • y degrada a quienes la cometen

2) La Iglesia comprueba en sus tareas pastorales diarias que grandes mayorías padecen condiciones dramáticas en sus vidas;  sus dolores nos apremian. Pero no se puede cometer un delito para obtener un bien personal o colectivo: el fin no justifica los medios.

3) Las legítimas pretensiones de los ciudadanos deben ser resueltas por las correspondientes instancias.